Galería

VAN DER PAELE

CARLOS BONILLA.

 

 

 

VIRGEN DEL CANÓNIGO VAN DER PAELE  (Jan Van Eyck)

 

Jan Van Eyck nació en el año 1390. Fue un pintor flamenco que trabajó en Brujas. Considerado como uno de los mejores representantes de la pintura del norte de Europa en el siglo XV. Fue sin duda, uno de los maestros durante la transición del Gótico Internacional hasta la escuela flamenca en el siglo XV. Con origen  en el gótico internacional, se vincula a una sociedad burguesa enriquecida gracias al comercio y a la industria textil, desarrollada en las principales ciudades de Flandes.

 

La obra que nos ocupa, con la excepción del Políptico de Gante, se trata con toda probabilidad de la más conocida por los contemporáneos de Van Eick.  Su conservación ha sido posible en una de las iglesias más importantes del momento, mientras que sus obras solían estar destinadas a clientes particulares. La inscripción del marco indica que la obra se la encargó el canónigo George van der Paele en el 1434 para la iglesia de San Domiciano, en Brujas, donde fue enterrado el maestro. Es un cuadro religioso pintado al óleo sobre tabla, pero al aparecer además el donante, puede ser considerado también un retrato.

 

Según una tradición iconográfica, Van der Paele es presentado a la Virgen por un santo, que aquí aparece a la derecha. La opulencia del personaje retratado se refleja en la riqueza decorativa del conjunto: ropajes suntuosos, joyas, alfombra y capiteles historiados en el fondo. Este efecto es amplificado por el tamaño de la tabla y la técnica al óleo. Presenta colores muy llamativos y refleja la perspectiva o efecto de profundidad y tridimensionalidad. La escena es representada de forma realista en donde se percibe una conversación cotidiana entre los personajes, (sacra conversazione)

 

Van der Paele cubre un austero hábito blanco. Está representado con un realismo casi dramático, que se detiene implacablemente en las facciones imperfectas y aspecto sobrio. Posiblemente ello haga alusión a la enfermedad que padecía y que acabó con su vida en el año 1443.                .

 

El santo murió a manos de los perseguidores de los cristianos, que arrojaron su cuerpo a un río. El cuerpo fue recuperado con ayuda de la rueda, que fue flotando en el agua y se detuvo encima de él, resucitado por la oración. La rueda por tanto, se muestra como el símbolo de tal milagro, representada con cinco velas encendidas.  La Virgen y el Niño, vueltos hacia el canónigo, le reciben con mirada benévola. En el trono de María están tallados pasajes del Antiguo Testamento que prefiguran la crucifixión y la resurrección de Cristo.  El personaje que se encuentra tras Van der Peale es San Jorge. Santo guerrero, portando una magnífica armadura cuya brillante superficie refleja las otras figuras. El manto rojo de la Virgen se ve con claridad en el peto, mientras que el escudo detrás de San Jorge, refleja la bandera. La alfombra de elaborada trama y el pavimento con motivos también muy refinados, ofrecieron a Van Eyck la oportunidad de demostrar su gran habilidad en el dibujo abstracto.

 

 

Van Der Paele

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s