Galería

BARRY LYNDON Y LA PINTURA

BARRY LYNDON – Stanley Kubrick

DATOS DE LA PELÍCULA

Título: BARRY LYNDON

Director: Stanley Kubrick

Director de fotografía: John Alcott

Reparto:

Ryan O´Neal – Barry Lyndon

Marisa Berenson – Lady Lyndon

Leonard Rossiter – Capitán Quinn

Patrick Magee – Caballero

Steven Berkoff –Lord Ludd

Hardy Krüger – Capitan Potzdorf

Gay Hamilton – Nora

Frank Middelmass – Sir Charles Lyndon

Música: Leonard Roseman, sobre adaptaciones de obras clásicas (Zarabanda de Haendel, Trío para piano de Schubert), y música popular irlandesa (Woman of Ireland) de The Chieftains.

Fecha y nacionalidad: 1975- Reino Unido

 

Argumento:

El argumento de la película es una adaptación de la novela homónima de W. M. Thackeray (1811-1863), publicada por entregas en 1844, y que se puede encuadrar en el género de crítica social realista. El anti-héroe protagonista, Redmond Barry, es un joven irlandés del siglo XVIII, aventurero, jugador y arribista, que no tendrá muchos escrúpulos en sus ambiciones de enriquecimiento y ascenso en sociedad.

La película se inicia con la historia de su primer y frustrado amor con su prima Nora y que culminará en su primer duelo con un capitán británico. Creyendo que ha provocado la muerte del capitán (aunque el duelo estaba amañado y el capitán acabará casándose con Nora), Barry se alista en el ejército y parte hacia Alemania, donde interviene enla Guerrade los Siete Años. Cansado de la vida militar, usurpa la identidad de un oficial, pero termina enrolado en el ejército prusiano, donde actúa como informador. Casualmente, se encuentra con su tío, truhán y jugador profesional, que le inicia en el mundo del juego. Tras 11 años de lances, Barry regresa enriquecido y, con el único objetivo de conseguir un título, seduce y contrae matrimonio con una rica viuda, Lady Lyndon, de la que tomará su apellido. Tras dedicarse a la vida disipada en el marco de la alta sociedad, su matrimonio se transforma en tortura, sufriendo el desprecio de su mujer y el odio de su hijastro.

Después de la muerte en accidente de su pequeño hijo, Barry entra en una etapa de decadencia final, batiéndose en duelo con su hijastro y del que resulta con la pérdida de una pierna. Barry se ve obligado a abandonar Inglaterra, y tras pasar unos años con su madre en Irlanda, vuelve a su antigua vida de jugador en Europa.

La película se diferencia de la novela en varios aspectos. Kubrick, para conseguir un efecto de simetría, añade dos duelos al argumento: el duelo inicial del padre de Barry, que provoca la muerte del padre,  y el duelo final con el hijastro. Kubrick se diferencia de Thackeray en la humanización del protagonista. Si el escritor, describe a Barry como un cínico, Kubrick presenta al protagonista, a pesar de sus evidentes defectos, destacando en todo momento sobre los demás personajes, que siempre aparecen ridiculizados. También resalta el tierno amor que siente por su hijo, lo que hace que el espectador puede compadecerse del personaje.

Otra diferencia importante es el empleo del narrador omnisciente en tercera persona, mientras que la novela está escrita en forma de memorias redactadas por el propio personaje. De esta forma, se acentúa el distanciamiento del espectador respecto a lo narrado en la película. El espectador se convierte en observador de los hechos, sin poder implicarse emotivamente con los personajes.

LA PELÍCULA Y LA HISTORIA DEL ARTE

Kubrick quería describir el período histórico del siglo XVIII británico con la mayor fidelidad y realismo posible. Para ello, se documentó profusamente en la pintura inglesa de ese siglo, caracterizada por sus cuadros de retratos y paisajes, y concedió una importancia fundamental al empleo de la luz, siendo la primera película rodada sin iluminación artificial. El rodaje se realizó con cámaras y objetivos procedentes dela NASAy la iluminación de los espacios interiores se consiguió mediante velas de cera natural, expresamente fabricadas al efecto. La fotografía de John Alcott consiguió logros espectaculares en la iluminación y obtuvo un Oscar.

Para conseguir el tipo de imagen pictórica que define la película, Kubrick utiliza planos amplios y efectos de zoom para dar una impresión bidimensional y de transición suave entre las escenas. De esta forma, se refuerza la sensación de distanciamiento del espectador respecto a los personajes. (Spielberg comentaba, de forma humorística, que ver la película era como visitar un museo sin necesidad de llevarse el almuerzo).

              

Si recordamos a Gombrich, nada mejor que la pintura inglesa del siglo XVIII para documentar la vida social, el vestuario, la decoración y los paisajes de esa época. El protestantismo de la sociedad y su aversión por el lujo desenfrenado, hizo que los géneros pictóricos más solicitados fueran los retratos y la descripción de la vida social.

La película puede servirnos para hacer un recorrido por la pintura inglesa del siglo XVIII, en lo referente a la presentación de personajes, ambientes y paisajes,  así como para detectar la influencia de algunos pintores clásicos especializados en la representación de la luz natural o procedente de velas.

  

Pintores británicos del siglo XVIII

La influencia de William Hogarth (1697-1764) se hace patente en la recreación de escenas de interiores, con personajes en diferentes actitudes y a la manera de escenas teatrales. La novela de Thackeray mantenía una actitud deliberadamente crítica y satírica con la sociedad que describía, característica que coincide con los cuadros y grabados satíricos del pintor, donde Hogarth arremetía de forma moralista contra los vicios de la sociedad, tales como la vida disipada, el derroche o los matrimonios de conveniencia.

  

Para la descripción de personajes y vestuario, Kubrick se basó en los retratos de sir Joshua Reynolds (1723-1792) y de Thomas Gainsborough (1727-1788). Reynolds, que estudió en Italia, fue el retratista de mayor éxito de la alta sociedad y fundador dela RealAcademiade Arte. Amigo de Samuel Johnson, fue muy criticado por los pintores posteriores por su academicismo, aunque sus retratos se han revalorizado y siguen siendo un gran testimonio de su época.

Gainsborough, contemporáneo y competidor de Reynolds, fue otro gran retratista de la época. Pintor menos academicista que Reynolds, prefería copiar de la naturaleza antes que volver al estudio de los maestros antiguos, por lo que chocó con los preceptos de Reynolds, quien sin embargo reconocía su talento.

Los paisajes mostrados en la película tienen una gran influencia de la obra de John Constable  (1776-1837).  Este pintor continuó la corriente naturalista de Gainsborough, ampliando su temática y dejando de lado los denominados temas “pintorescos”. Su interés era buscar la verdad siendo fiel a su visión del mundo.

Entre otros pintores que influyeron en la reconstrucción de vestuario, ambientes y escenas se puede citar a Thomas Lawrence (1769-1830) para los personajes femeninos, Daniel Chodowiecki (1726-1801) pintor y grabador polaco-alemán de escenas costumbristas, George Stubbs (1724-1806), como pintor de caballos y escenas de caza, y Johann Zoffany (1733-1810), pintor alemán que desarrolló su carrera en Inglaterra, para interiores y gabinetes de cuadros.

Tratamiento de la luz

Uno de los aspectos más destacados de la película es el tratamiento naturalista de la luz, utilizando la luz solar para las escenas de exterior y la iluminación de velas para el rodaje en interior y nocturno. Para ello, se requirieron las técnicas más avanzadas tanto en cámaras y lentes, como en tipos de película.

Se puede decir que en esta película, la forma, la imagen, tiene tanto protagonismo como el argumento y, por lo tanto, una de las influencias más destacadas es la procedente de los pintores interesados en los efectos de luz y el claroscuro.

Uno de los pintores más famosos por su utilización del tenebrismo y de los focos de luz procedentes de iluminación artificial es el pintor francés George dela Tour(1593-1652), influido por Caravaggio y Gentileschi. Los cuadros tenebristas corresponden a la segunda época del pintor, donde aborda temas religiosos.

 

Joseph Wright of Derby (1734-1797) fue un pintor inglés especializado en retratos y famoso por aplicar las técnicas tenebristas a dos cuadros relacionados con la divulgación de experimentos científicos. Wright era muy afín a las ideas ilustradas de su tiempo y se relacionaba con la burguesía de Derby que apoyaba la  revolución industrial.

 

 

Por último, toda la atmósfera de Barry Lyndon está imbuida del tratamiento de la luz de los cuadros de Vermeer (1632-1675), pintor holandés que pintaba escenas de la vida cotidiana con suavidad y perfección en los colores y las formas, y donde a menudo la iluminación procede de la luz  que atraviesa la ventana.

 

 

También se pueden observar influencias de Rembrandt (1606-1669), pintor y grabador holandés, maestro del claroscuro, así como de Antoine Watteau (1684-1721) pintor francés del barroco y rococó.


Valoración de la película

Como en el caso de otras películas de Stanley Kubrick, el reconocimiento artístico no se vio complementado con un éxito económico. El rodaje se prolongó mucho más allá del tiempo previsto y supuso un gran incremento sobre el presupuesto inicial. El público no se identificó con el esteticismo preciosista de la película; tampoco se entendió el tratamiento de los personajes y la dirección de actores, que transmitía la  frialdad y alejamiento buscada por el director.

A pesar de todo ello, y con el paso del tiempo, la película ha encontrado su público y debe ser apreciada con tranquilidad y sin prisas para poder introducirse en la atmósfera pictórica que nos ofrece.  Kubrick consigue una magnífica composición a través de la fotografía, el rodaje en edificios históricos y paisajes naturales, la recreación detallada del vestuario y la utilización de la música, que acentúa los aspectos dramáticos o románticos del argumento.

Como en todas las ocasiones, y más en ésta, es preferible ver la película en versión original, ya que en el doblaje español y con la aprobación expresa del director, el narrador está interpretado por José Luis López Vázquez, grandísimo actor, pero que aporta un protagonismo innecesario.

Estéticamente, la película influyó en grandes directores de fotografía, como el español Néstor Almendros, y en películas que han marcado tendencia como “Días del cielo” (1978) de Terrence Malick, con escenas de amaneceres y crepúsculos rodadas con luz natural, o “Los duelistas” (1977) de Ridley Scott, que recrea espléndidamente la época napoleónica, resaltando los aspectos pictóricos y la recreación histórica.

BIBLIOGRAFÍA

GOMBRICH, E. H., La historia  del arte, Barcelona; Phaidon, 1997

SEDEÑO VALDELLÓS, A, y MARTÍNEZ SALANOVA-SÁNCHEZ,E., La influencia de la pintura en el cine

HAGEN, Rose y Rainer, Los secretos de las obras de arte, Taschen, 2005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s